19 familias de zonas rurales de Caldas recibieron las llaves de un futuro mejor gracias a la Revolución de la Vivienda

19 familias de las zonas rurales de Manizales, Aguadas, Salamina, Supía, Riosucio y La Merced dieron un paso hacia un futuro más prometedor al recibir las llaves de sus nuevas viviendas. Estas casas representan un cambio significativo para familias que anteriormente habitaban en condiciones precarias, pero que ahora -gracias a la Revolución de la Vivienda del Gobierno de Caldas- acceden a espacios más seguros y habitables.

Un caso conmovedor es el de Dayana Hernández, de 14 años, quien junto a sus padres residía en una casa de bahareque ubicada entre cafetales de la vereda La Divisa, a 40 minutos del casco urbano de Salamina.

La construcción de su hogar se realizó con materiales transportados a través de caminos poco accesibles, incluso llevados a hombro.

Dayana, emocionada por su nueva vivienda, la cual recibió durante el pasado fin de semana, expresó: «Estoy muy feliz por esta nueva casa. Antes vivíamos en una casa de bahareque, pero ahora tendremos un espacio mucho más bonito».

Mientras mostraba su futura habitación, agregó: «Aquí voy a poner mi cama y decorarla con cosas que son solo mías, cosas de mujer», concluyó entusiasmada.

Las demás 18 familias, al igual que la de Dayana, celebrarán una Navidad más especial, disfrutando la felicidad de ver realizado su sueño de contar con un hogar más seguro, digno y propio.

Dayana Hernández, hija de beneficiaria de vivienda.

Olmedo Betancourt Arcila, beneficiario de vivienda.

Suscríbete a nuestro boletín

Al hacer clic en enviar aceptas la política de tratamiento de datos.